¿Y si no es perseverancia y es apego? El plan de acción que construyamos tiene que ser flexible, el compromiso lo tenemos con nuestro objetivo pero alcanzarlo no tiene un único camino. El plan de acción, la estrategia, cambia y se va ajustando a los acontecimientos. Es el medio y está a nuestro servicio.

 

Trabajar, esforzarte y comprometerte por conseguir tu sueño es admirable pero si te sientes encallado algo no fluye. Tú no fluyes. Déjate guiar por tu instinto, apártate un poco de la situación y toma perspectiva. Mira como si fueses otra persona desde ángulos distintos. Atrévete a tomar un camino diferente y no pienses que has perdido todo el trabajo que hiciste para llegar hasta aquí. Si no ha salido como querías te llevas un buen puñado de experiencias que valen más que el agua en el desierto.