¿Para qué estoy aquí? Y por aquí me extiendo a todo el universo, el  conocido y el que está por descubrir, y a la vez me repliego a todo lo cercano, a mi barrio, a mis amigos, a mi familia y a mí misma. ¿Qué es aquello que tengo que aportar? ¿Hasta dónde mis decisiones, mis pensamientos y mis acciones pueden influir en el mundo?

Puedo pensar que nada y seguir haciendo lo mismo día tras día, deseando que llegue el viernes y refunfuñándole al domingo que no traiga el lunes.

Puedo decidir no conocer lugares nuevos, ni personas diferentes. Puedo seguir yendo por los mismos caminos, coger los mismos autobuses y bajarme en las mismas paradas.

Tal vez la vida me ofrezca probar nuevos platos y degustar sabores distintos, es posible que cruce en mi camino posibilidades con las que no había ni soñado y es posible que yo elija no tomarlas.

Unas veces pensaré que no puedo, que no tengo capacidad para emprender un proyecto, cambiar de trabajo o vivir en otro lugar. Otras veces creeré que no es posible, que nada cambia y que todo es más de lo mismo. Otras tantas me mentiré diciéndome que no me lo merezco y que esas experiencias nuevas no son para mí.

Por un momento dejo de mirar de fuera a adentro para hacerlo de dentro a afuera. Pienso en lo que yo le puedo aportar a la vida, desde la humildad, desde el corazón. Miro alrededor y observo a los que son felices en su trabajo, en su día a día. Al camarero que me pone el café con una sonrisa y me da los buenos días. Al escritor que pasa noches en vela para regalarme emociones y miradas nuevas. Al profesor que se acercó a mí a decirme con cariño que mi esfuerzo valió la pena.

Me quedo con ellos porque me aportaron con gestos sencillos, un buen momento, una nueva experiencia y un aleteo de confianza en mí misma. Seguro que sin pretenderlo, con la naturalidad de quién vive desde su propósito.

Hace tiempo que entendí mi para qué. Supe qué es lo que hago bien, eso que hace que las horas se vuelvan minutos, mi pasión. Descubrí que mi propósito es acompañar a las personas en su proceso de descubrimiento personal, apoyarlas para que alcancen sus objetivos y diseñen su realidad.

Y tú, ¿ya has descubierto cuál es tu propósito?